Zoids, enjambres robóticos.

Zoids, enjambres robóticos.

Quien oiga hablar de Zooids pensará irremediablemente en la película Big Hero 6, en el que el pequeño genio Hiro crea un ejército de micro-bots que puede controlar mediante un transmisor neuronal. Con Zooids, esta fantasía empieza a ver la luz, pues es el primer paso hacia los interfaces enjambre, en los que podemos controlar muchos dispositivos que colaboran como si se trataran de una entidad única.



Zooids ha sido desarrollado por científicos franceses y por un laboratorio de la universidad americana Stanford. Se trata de pequeños robots motorizados de 2,6cm. de diámetro, dotados de un sensor táctil, giroscopios y sensor óptico. La clave es que no operan de forma individual, sino en grupo, obedeciendo las instrucciones que les envía el ordenador encargado de estar rastreándolos. Sus aplicaciones son muy variadas: desde su uso en conferencias para mostrar gráficos y comparativas, pasando por aplicaciones de diseño para crear figuras en tiempo real.


Todo su hardware y software es código abierto y está disponible en ACM Digital Library.



Los interfaces enjambre se basan en el estudio de las aves migratorias, capaces de volar en grandes bandadas como si de un sólo pájaro se tratara. Son muchos los estudios que se están realizando en este campo y con infinidad de usos. Un ejemplo es el proyecto “Guardián en que se plantea el uso de robots enjambre para asistir a los bomberos en las labores de rescate en los incendios de grandes almacenes. La idea es que los robots tracen la ruta óptima desde el bombero hasta la persona en apuros sin que éstos arriesguen sus vidas en un entorno en el que es fácil desorientarse por culpa del humo y la toxicidad del ambiente.


El primer robot se coloca en la entrada y actúa como baliza. Permanece ahí durante toda la búsqueda. El segundo robot se mueve a lo largo de la pared y, a continuación, lo hace un tercero. El tercer robot se convierte en el tercer vértice de un triángulo equilátero. Seguidamente avanzan otros robots y a medida que se adentran en el edificio, forman una red que se convierte en un mapa métrico en 2D y utilizan su comportamiento en red para mantener y ampliar las comunicaciones.


Los enjambres robóticos están todavía en fase experimental, pero ya se han dado grandes pasos y sin duda, dentro de 10 años aproximadamente, contaremos con este mini ejército robótico a nuestro servicio.

No Comments

Post a Comment

Comment
Name
Email
Website