Daniel de Bruin y su Neurotransmisor 3000

Daniel de Bruin y su Neurotransmisor 3000

El artista y diseñador Daniel de Bruin siente la necesidad de formar parte de las cosas que crea y así ha ocurrido con su último ingenio: El Neurotransmisor 3000, una atracción de siete metros de altura en la que se simplemente se deja balancear y girar. Pero, ¿qué tiene de peculiar?

 

 

Daniel construyó la primera fase de la máquina como parte de su graduación de la Universidad de las Artes de Utrecht (HKU) en 2015. A partir de entonces, desarrolló un plan para controlar la máquina mediante datos biométricos que obtiene a través de unos sensores colocados sobre su cuerpo.

 

 

La frecuencia cardíaca, la temperatura corporal, la orientación, la gravedad y la tensión muscular se miden y se traducen a variaciones de movimiento. Otro dato interesante es que, no sólo responde el cuerpo de De Bruin sobre los movimientos del Neurotransmisor, el Neurotransmisor también responde a su cuerpo.

 

 

El Neurotransmisor 3000 ofrece una experiencia similar a la de una montaña rusa, pero cada viaje es único y diferente gracias a las medidas biométricas recogidas durante la experencia.
La frecuencia cardíaca se mide a través de un clip en la oreja, los sensores de tensión muscular se ponen en el brazo izquierdo que miden la intensidad con la que se agarra el usuario a la estructura. Toda la información se procesa en el propio asiento antes de ser enviada a un ordenador que controla el motor. Por último, la frecuencia cardiaca determina la velocidad de rotación del brazo metálico y coopera con el sensor de tensión muscular, el cual puede interferir reduciendo dicha velocidad. Además, el usuario está provisto de un sistema de freno de mano en el brazo derecho para detener la rotación del asiento.

No Comments

Post a Comment

Comment
Name
Email
Website